Soy filósofa de mi propia existencia, es decir, poetisa
Soy filósofa de mi propia existencia, es decir, poetisa

Granja urbana

Por temas de salud, dejo mi pisito libre para el día 15 de marzo. Por si a alguien le interesa.

Baratito, 450€, digamos unos 50 metros cuadrados, ya dentro 40. Con sorpresitas incluidas en época de lluvias y hasta que el inquilino desee (irse): tsunamis ventanales, agua gratuita si se dispone de deshumificador, paredes enteógenas para flipar en colores. Muy bueno pa la garganta, las vías respiratorias y la piel. Además, le dará un toque antaño a fotos, libros y otros objetos en contacto con la pared o cercanos. ¡Aquí la mascarilla del Coronavirus por fin estará bien invertida!

Cultivo de hongo perenne, con un poco de agua, jabón y lejía lo siembras y en unos días salen más. Efecto alucinante asegurado con solo respirar. Salvo si metes una mano de pintura para no asustar tan rápido al siguiente inquilino con el poder expresivo de la naturaleza. Es mejor ir descubriendo sus encantos desplegarse una vez dentro de la vivienda.

Económico pal propietario. ¡Ah! Él siempre a tu disposición, pues vive arriba, llamará a menudo al timbre cuando estés en casa pa contemplar las cosechas y los acuíferos de las ventanas, pero no te lo cobrará extra, ni te lo quitará, no te preocupes. El vecindario es tranquilo, muy místico, se respira muy buen ambiente algunas veces, como a enigmático incienso de prao. Doblemente bueno pa los sentidos.

¡Venga! Paseo del General Dávila 142 B, Santander. Todo son ventajas. ¿Alguien se anima?

Tanta plantación debe de afectar al ánimo. Yo de momento estoy en la fase de la risa. ¡Maldita ironía! Qué buenos viajes me meto. Con humor se ve todo de color de rosa, menos las paredes, claro.

Jaframa Cantabria, S.L.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “Granja urbana”